Lógica empresarial vs. Lógica periodística

Publicado: marzo 25, 2013 en Artur Wyzskowski, Uncategorized
Etiquetas:, , , , , , , ,

dsc_0007-1-17

PR02_fuentes_250313_ArturWyszkowski

La situación financiera de las empresas periodísticas es difícil debido a lo que los empresarios que dirigen estas empresas llaman “crisis del modelo del negocio” provocado por la bajada de demanda de publicidad en los periódicos. Según el estudio de Infoadex de la inversión publicitaria en España en 2012, el descenso de inversión publicitaria en diarios españoles supuso un 48 % para el periodo 2007 – 2011, mientras que en internet, la inversión publicitaria aumentó un 86 % en el mismo periodo.

Imagen

De hecho, dos de los mayores grupos de comunicación de España, el Grupo PRISA y el grupo Vocento ven como sus resultados de explotación están en números rojos con pérdidas de 175 millones de euros y 53,3 millones de euros respectivamente en 2012.

Ante este panorama, y desde lógica empresarial de pérdidas y ganancias a corto plazo que rigen las empresas periodísticas, el argumento de la reducción de plantillas parece inevitable. Así, en ambos grupos de comunicación esta reestructuración hace que se reduzcan considerablemente el número de periodistas en plantilla. Así, el cierre de Punto Radio, delegaciones enteras del diario La Verdad y los numerosos expedientes de regulación de empleo que afectan a casi todos los medios de comunicación se están tomando, desde las cúpulas directivas, como la panacea al problema del modelo de negocio.

Insisto en que las empresas periodísticas están dirigidas por empresarios e inversores, gente que poco le importa el devenir del periodismo y solo piensan en cifras y números. Un caso que realmente llama la atención es la situación de El País. Más por razones de mala gestión del grupo en sí, que por los malos resultados del periódico, el director general de PRISA, Juan Luis Cebrián, llegó a un acuerdo de compra por parte de Liberty lo cual no puso fin a la crisis del periódico que impone un ERE a 130 trabajadores de su plantilla. Más bien supuso un buen negocio para la directiva de PRISA, que gracias a esta operación, Juan Luis Cebrián se embolsó 14 millones de euros mientras el grupo seguía perdiendo dinero a pesar de la inyección de dinero de Wall Street.  Este ejemplo es clave para entender, que más allá de la crisis del modelo de negocio por el descenso de la publicidad, hay otras claves para entender la crisis como la pésima gestión de directivos que no cuidan, ni tienen intención de hacerlo, el periodismo.  Siguiendo el hilo de la argumentación, la reducción de plantillas en todas las empresas periodísticas entraña una grave bajada de la calidad informativa del medio por razones evidentes (mucho trabajo, para menos personas). La propia FAPE denuncia esta situación y asegura que es un peligro para la democracia la pérdida de calidad en los medios a causa de la situación económica.  Pero los periódicos no viven solo de la publicidad, también viven de lectores, los periódicos tendrían que pelear por ganar lectores. Pero estos, debido a la falta de inversión, tampoco se hacen atractivos para atraer más y nuevos lectores.

Sin embargo, el número de lectores no decrece y una de las reivindicaciones populares que más se escuchan es la falta de parcialidad y profundidad en los medios de comunicación, desde el mismísimo pilar básico del “savoir-faire” periodístico, que es el tratamiento de las fuentes.

Imagen

Existe un gran nicho de mercado de esa gente desilusionada con los medios de comunicación que vería con muy buenos ojos la implantación de un medio de comunicación que no esté tan sujeto a esta lógica empresarial, y por lo tanto, de poder a la que está sometido el periodismo en la actualidad. Es necesario que el periodismo vuelva a ser el cuarto poder, en vez de limitarse a ser el altavoz de las instancias de poder como viene siendo habitual con ruedas de prensa sin preguntas, omnipresencia de notas de prensa ante la falta de plantilla en los periódicos que desemboca también en una falta total de contrastación de las fuentes. Todo ello compromete en gran medida la calidad del producto informativo que ahuyenta a todo nuevo lector potencial.  No es casualidad que un programa como Salvados, obtenga cifras record de audiencia puesto que exponen problemas políticos y sociales desde un prisma de pluralidad de fuentes con preguntas poco cómodas para los entrevistados al más puro estilo de Jeremy Paxman de la BBC. Sin embargo, Ana Pastor, que entra muy bien en el perfil de este tipo de periodistas, fue despedida de RTVE por razones evidentes.

El periodismo no lo va a cuidar ningún empresario, deben ser los propios periodistas que por amor a este oficio tiren del carro hacia adelante. El periodismo está gravemente herido, y efectivamente, está en peligro de muerte. Y ello no está causado por la publicidad en internet, sino por la pérdida constante de calidad en los medios  de comunicación en la que se tendría que empezar por un tratamiento adecuado de las fuentes. Son los mismos periodistas que se deberían negar, por ejemplo, a ir a una rueda de prensa que no se puedan hacer preguntas, deberían ser las normas del juego. Sino el periodismo se convierte en un mero intermediario entre los intereses de las instancias de poder, y de públicos que simplemente quieren que se les relate las cosas tal y como su ideología las quiere concebir.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s